18 de marzo de 2015

¿Cómo lo que se vive en Taiwan?

Vista desde mi actual Universidad a la llanura deYilan
Es cierto que los que venimos a estudiar a Taiwan tenemos algo en común. El inmenso deseo de salir y ver algo mas allá del circulo en donde crecimos. Una especie de hambre insaciable hacia lo desconocido y el sentirse ya insatisfecho con lo que nos ofrecían en la casa. O quizás el "sueño de poder volver a nuestro país e implementar lo aprendido" Hay algunos que piensan no volver jamas y otros no ven la hora de terminar la carrera y arrasar con la tierra patria. Ir a por los sueños personales es un inmenso sacrificio y mucho más en un país del que no sabemos nada  y nos armamos millones de expectativas que son fuertemente golpeadas al primer pie en esta tierra. Muchos dudan de su estadía en esta isla y al rato deciden volver a intentar otra cosa, otros sin embargo, no se rinden por nada del mundo y permanecen firmes por que allá en casa no tendrán una mejor oportunidad.
Están los mejores egresados, los religiosos, los políticos, los activistas. Todos ellos con increíble personalidad. Y cada uno con una opinión diferente de cómo se sobrevive y se sobresale en esta isla. Todos tienen su opinión de qué lugar tiene el mejor chaofan o el mejor danbing, aunque todos sepamos en el fondo que no hay nada mejor que la comida en Yilan.
Cada uno de nosotros tiene una opinión diferente, o porque estudiamos carreras diferentes o porque nos enseñaron a enfrentar los problemas de otra manera. O quizás nunca nos enseñaron a hacer nada de eso y venimos acá a aprender por la fuerza. Porque no hay de otra, te sujetas bien los pantalones y frente arriba. Acá no existe el hueso perdido de Helio Vera.

Y acá estoy yo para darles mi opinión...

Al llegar a Taiwan se podía sentir un tufo de calor húmedo insoportable y si no hubiera tomado aquella ducha en Seul antes de volar a Taipei la sensación hubiera sido peor después de 36 horas de vuelo sudado y con ropa de invierno. La primera noche llore del miedo que tenia a lo que me estaba enfrentando, para mi ya no había marcha atrás, el cambio no entraba en reversa por mas de que pises el embrague. Nunca había estudiado tanto en el colegio, y eso me hizo ganar aquel aplazo en quimica y el dos en matemática en mi ultimo año. Pero acá estaba, con la beca y todo, dinero en el bolsillo y sin nadie que te hinque a hacer lo que tenes que hacer. De a poco uno empezaba a notar lo indirectamente aprendido a lo largo de nuestra adolescencia, las conversación con los que nos criaron iban mostrando sus frutos. De alguna manera me creía lo suficientemente independiente para lidiar con los problemas que aparecerían por el camino. Las clases de chino eran difíciles, pero no hay secreto y por eso solo les voy a decir una cosa. Hagan su tarea y repasen antes de la clase, no necesitan de otro consejo.

Y aunque termines sin tener un buen chino, no te preocupes. Lo que se viene después podes enfrentarlo sabiendo solo castellano y no cambia mucho la historia. Cometí el error de no haberme preparado lo suficiente al momento de aplicar a las universidades y termine siendo aceptado por solo una. Al terminar el primer año de la carrera decidí mudarme y estudiar algo más parecido a lo que tenia planeado desde el principio. Me mude de Ingeniería Industrial a Economía Política Internacional. Queme el único cartucho que te dan de poder cambiar de universidad y no me arrepiento. 

Acá sigo preguntándome todavía qué decirte, o qué consejos darte para sobrevivir en esta isla. Sea donde sea que estés, sin importar la carrera que elijas, ni la universidad. Escucha siempre a los que ya están acá, pensa en las consecuencias de tus decisiones y en toda la esperanza que se puso en vos, la cual vos ni nadie pidió, pero esta ahí. Como algo que te venden por añadidura que solo hace que la bolsa del súper pese más pero hay algo que te impide a deshacerte de eso, porque quizás algún día te haga falta. Créeme que lo hará. 

En ese momento donde no sabes si tirar una clase o no porque no queres tener clases los sábados para farrear los viernes, ahí va a estar ese detergente extra para lavar la ropa sucia que queda. Para los que consiguen llegar hasta acá, en los momentos difíciles acuérdense que no van a encontrar una mejor beca qué esta y que la vida de estudiante aca es incomparable. No hay otro lugar donde despues de estudiar en lo del compañero volves a casa caminando sin temor alguno, donde el transporte te lleva a todos lados y es mas barato comer afuera (en yilan). Donde comes asado al dos por tres y vayas a la ciudad que vayas siempre le tenes a un compatriota que te recibe sin saber tu nombre.

Venis aca y podes ser vos mismo, nadie espera de vos a que seas de una manera. Tenes la oportunidad de mostrarte como sos sin prejuicios. A nadie le importa la apariencia, todos vamos en piyamas a clases y andamos en bicicleta bajo la lluvia. Todos compramos torta del 85 para los cumpleaños, cerveza del seven, carne de cerdo para el asado, palillos chinos y arroz con choclo.

Experimentamos, nos enamoramos, nos rompen el corazon, dejamos corazones rotos, encontramos el amor de nuestras vidas, forjamos amistades. Nos damos cuenta de lo pequeño que es el mundo y que no pudiste haber venido más lejos, que si te vas un poco mas allá o un poco mas acá te estas acercando a casa.

Todo se vuelve cuestión de voluntad y terminas pensando que estar acá es lo mejor que te pudo haber pasado en la vida.




0 comentarios:

Publicar un comentario

© Bitácoras del Paraíso 2012 | Blogger Template by Enny Law - Ngetik Dot Com - Nulis