10 de octubre de 2013

relato sin titulo.

Fuente

La conoció mientras manejaba al trabajo. La vio a ella esperando el bus que la llevaba a sus clases de ballet. Él jamás la había visto, pero sintió que su respiración empezaba a cambiar y decidió conseguir su número de teléfono. Averiguo donde quedaba sus clases de ballet y se acercó a una de sus compañeras para pedírselo. Desde esa tarde comenzó a escribirle mensajes de texto. Me gusta mucho lo de mensajes de texto porque uno para ahorrar crédito en el celular debía de escribir textos más largos y no se tenía la presión de responder cuanto antes como se tiene con las nuevas aplicaciones de los teléfonos inteligentes.

Ella es una chica a quien se le conoce pocos muchachos, pero siempre se habló de unos cuantos. Él,  un joven con todos los requisitos que requiere la adultez. Trabajaba en esas compañías semi-grandes y ya poseía sus propios ingresos.

Comenzaron el intercambio de mensajes por unos cuantos meses hasta que esos mensajes se volvieron llamadas nocturnas. Él por respeto a los padres nunca se vio con ella a escondidas. Ella aún no mostraba señales de hacia donde se dirigía todo esto. Para él fue meses de incertidumbre, pero estaba seguro de lo que quería y no dejo de intentar. Es que él no tenía nada que perder y mucho que ganar, no le costaba nada seguir intentando y así lo hizo. De a poco la fue conquistando, con perseverancia. Es que en verdad le gustaba mucho. Llegaban esos días donde ella le ignoraba completamente. No respondía ningún mensaje y desaparecía por días. Él se dijo a si mismo que esperaría hasta donde pudiera aguantar.


Y justo 2 años después, cuando Él estaba a punto de desistir. Ella se decidió por Él





Estoy demasiado feliz al saber que los voy a volver a ver este 2014
© Bitácoras del Paraíso 2012 | Blogger Template by Enny Law - Ngetik Dot Com - Nulis