29 de abril de 2013

La huelo.



La huelo, despacio, profundo.
Me detengo, pienso, suspiro.
Retengo, un pensamiento, en el mundo.
Llamo su nombre, callo, se ha ido.

A lo lejos, percibo su aroma.
bello, fresco, sublime.
A lo lejos, la miro, me mira.
Doy unos pasos, me acerco, sonríe.

Su perfume, de marca cara, recorre el aire.
Sé que esta cerca, llega, me saluda.
Un beso en la mejilla y en la otra.
coge un vaso, se sienta.

Sus cabellos, castaños, recogidos.
huelen, a melocotón, se divierten.
Al soltarse, se balancean, por los hombros.
con ondas, forman, una figura.

Una figura, que con deseo deja a mi boca. La huelo.








22 de abril de 2013

Encuentro.


"... escarbó tan profundamente en los sentimientos de ella, que buscando el interés encontró el amor, porque tratando de que ella lo quisiera terminó por quererla" - Cien años de soledad

Año 2012 y yo a punto de salir del país.
Ella se llama Isabel, de piel tostada por los baños de sol en la tarde y carrillos deseables. Cabello lacio y castaño claro, oscurecidos por el afán de cambiar de color, alegando que el rojo oscuro la identifica mas. Ojos miel y pupilas negras, pestañas largas y arqueadas. Esbelta, unos 170 centímetros cuyos tacones no muy altos la llenan de elegancia, adhiriendo la forma peculiar de su andar. Piernas largas, pechos bien formados y nalgas levantadas por las caminatas matutinas de las 5 am.
Ella, buscando romper con la rutina, me encontró en uno de esos lugares donde nadie espera encontrar a alguien. Yo habia terminado de ordenar mi cafe latte comprado en uno de los pocos restaurantes que sirven cafe en esa ciudad. Esa tarde termine de leer "Un capitan de 15 años" de Julio Verne y tuve el deseo de salir a relajarme y procesar, archivar y guardar lo que habia leido. Tome una silla y me sente frente a una mesa redonda de vidrio moldeado y bordes de hierro, no la habia notado, pero recuerdo que pidio que le trajeran una bebida rara que segun ella, no es para nada deliciosa pero por costumbre y por pereza de buscar nuevos sabores, siempre compraba lo mismo. Cuando note su presencia, la mire y ella volteo, su mirada no combinaba con su sonrisa, toda la cara irradiaba felicidad, pero la mirada no, como si pareciera que habia visto un espectro pasar por el frente, senti la necesidad de hablarle, pense en algo que decirle y fui a donde estaba. Le pregunte si ella era Paty, y sin esperar respuesta continue diciendo: -Te debo una disculpa por no haberte escrito luego de la ultima vez que nos vimos, en esa epoca estuve ocupando muchas cosas y...- Ella me interrumpe: - Espera, te
estas confudiendo, no soy aquella Paty de la que hablas. Mi nombre es Isabel.

2 de abril de 2013

La Historia del 馬上(Mǎshàng)


En chino 馬上(Mǎshàng) significa: "Inmediatamente" y si haz hecho algo montando a caballo 馬上 es la palabra.(馬: de caballo y 上: de arriba o sobre algo)

Hace mucho tiempo en la Antigua China, los señores feudales al necesitar mandar una encomienda, una carta, un importante mensaje lo mandaban con mensajeros que montaban a caballo. Estos mensajeros montaban días enteros, sin parar, sin descanso hasta llegar a su objetivo.

Pero después de varias conquistas del Imperio Chino el territorio se hacia cada vez mas grande impidiendo que los mensajeros llegaran a su destino sobre un solo caballo. Desde ese entonces los señores Feudales desarrollaron un sistema de mensajería, una oficina de correos cuyo principal sistema era ubicarse en puntos estratégicos para de esta manera cada vez que llegaba un mensajero a caballo a una oficina de correos, éste podía dejar el mensaje importante a la oficina y la oficina se encargaba de que otro mensajero montase por días enteros hasta llegar a otra oficina y así sucesivamente.

Al pasar los años y las dinastías los Chinos empezaron a usar la palabra 馬上 para solicitar que un acto se haga con rapidez o inmediatamente.
© Bitácoras del Paraíso 2012 | Blogger Template by Enny Law - Ngetik Dot Com - Nulis