25 de febrero de 2012

El tiempo fue insuficiente...

Poco después de haberse extraviado de mi vista descubrí que en realidad se había escondido entre los matorrales de los deseos desaforados que le hacían creer que mis intenciones eran otras..

Ella supo desde la primera vez que nos miramos fijamente -esa mañana de enero en que ambos eramos apenas conocidos- que mi personalidad era distinta y que si compenetrábamos más y más, en los profundos abismos de las conversaciones ligeras que hacen a uno querer a la persona, ella podría caer rendida a mis pies. Lo que ella no sabia era que ya había notado su existencia hace 4 años atrás, en el momento en que un amigo me enseño una fotografía suya.

Ella siempre fue para mi una niña-mujer imposible y eso que nunca dude de mi capacidad de flirteo. Los obstáculos eran otros, más bien tangibles. Hasta que llego un momento en que no dude ni un segundo en lo verosímil que era mi futuro con ella.

Mientras yo pensaba en el motivo de su desaparición, ella recorría por ahí como pavoneándose de toda su hermosura. Haciendo que los hombres fructifiquen deseos que, quizá, ella ni pensaba provocar.

Volátil como un Electrode al usar "auto-destrucción", ella me lanzaba al Centro Pokemon cada vez que embestíamos en una lucha de miradas fijas, que se hundían en lo profundo para despertar en un sosiego de plenitud amorosa de la que ella corrió despavorida para no caer en lo que muchos llaman "Amores imposibles".


Alguna vez pensé que ella no era para mi, pero el tiempo fue insuficiente para concretarlo. Es imposible saber en tan poco tiempo si nuestros caminos están destinados a cruzarse y seguir un paralelismo para toda la vida. Pero fue el día en que ella me demostró que le gustaría tener una vida simplificada -sin lujos y sin esos menesteres que los de "clase alta" precisan- donde yo desconocía si era conmigo o con otra persona, pero en ese mismo instante yo era el único que le había ofrecido un mundo tal.

Una vez más el tiempo fue insuficiente, mirándonos desde lo lejos quedamos, escondiendo los sentimientos; yo aquí escribiendo sobre su ser, y ella... y ella ni yo se que estará haciendo. Tal vez saliendo con sus amigas o con aquel muchacho que ella no se merece.




0 comentarios:

Publicar un comentario

© Bitácoras del Paraíso 2012 | Blogger Template by Enny Law - Ngetik Dot Com - Nulis